martes, 16 de octubre de 2012

Complicaciones crónicas de la diabetes

COMPLICACIONES CRÓNICAS DE LA DIABETES

Las complicaciones crónicas de esta enfermedad pueden ser macrovasculares y microvasculares.
complicaciones de la diabetes
1.- Complicaciones macrovasculares:
Las complicaciones macrovasculares pueden aparecer en el caso de una hiperglucemia crónica o mal controlada.
La diabetes puede dañar los grandes vasos sanguíneos que rodean el corazón y los que llevan la sangre al cerebro y extremidades. Por lo tanto, se puede producir una enfermedad coronaria, enfermedad vascular periférica o enfermedad cerebro vascular.
Este daño está relacionado con el estrechamiento de los vasos sanguíneos y con el depósito de una alta cantidad de grasas y colesterol sobre las paredes de las arterias (aterosclerosis) que en algunas ocasiones conducirán al infarto de miocardio, trombosis, cerebral y problemas circulatorios en las piernas, en función de los vasos que se vean afectados.
Existen evidencias de que el 75% de las muertes relacionadas con la diabetes se deben a este tipo de complicaciones, fundamentalmente al infarto de miocardio. El daño a los grandes vasos puede manifestar síntomas precoces y en ocasiones se presentarán en forma de
curación lenta de cortes, úlceras o heridas, calambres en las piernas, que desaparecen con reposo, y mareos ocasionales.

2. Complicaciones microvasculares:
Las complicaciones microvasculares son aquellas relacionadas con los vasos sanguíneos de más pequeño calibre. El desarrollo de este tipo de complicaciones guarda una estrecha relación con los años de evolución de la diabetes y con el grado de control de la glucosa en sangre. Dentro de este grupo se incluyen las lesiones oculares (retinopatía), la enfermedad de los nervios (neuropatía) y la enfermedad del riñón (nefropatía).

2.1 Retinopatía diabética (RD)
La enfermedad ocular resultante de la diabetes, conocida como retinopatía diabética (RD), es el resultado del daño a capilares sanguíneos en el ojo, también llamado daño microvascular. La RD es una condición que daña los capilares de la retina y puede llevar a la pérdida de la visión y posible ceguera.
La retina está en la parte posterior del ojo y es la parte del ojo sensible a la luz.
En Estados Unidos, se estima que 4,1 millones de adultos mayores de 40 años tienen retinopatía diabética (40,3% de las personas con diabetes mellitus), con 899.000 con una retinopatía que amenaza perder la visión (8,2%).

RD es la causa principal de ceguera en adultos en edad laboral en Estados Unidos y provoca entre 12.000 y 24.000 casos nuevos de ceguera cada año.


retinopatia diabetica


Fases de la enfermedad
Hay dos tipos de retinopatía diabética – no proliferativa y proliferativa. Existe también una situación grave denominada edema macular diabético (EMD) que puede ser resultado de la retinopatía diabética.

La retinopatía diabética no proliferativa es la fase más precoz de la enfermedad. Se produce cuando los capilares de la retina están dañados y los vasos sanguíneos se debilitan o llegan a obturarse. Cuando la retinopatía diabética no proliferativa se produce, los vasos sanguíneos dejan escapar sangre y fluido en el ojo.

La retinopatía diabética proliferativa es una fase más avanzada de la enfermedad. En esta enfermedad, crecen vasos sanguíneos nuevos (o “proliferativa”) desde la parte posterior del ojo en el intento de reemplazar el aporte normal de sangre a la retina, la cual está dañada por causa de la diabetes. 
El ojo produce nuevos vasos sanguíneos para compensar la pérdida del suministro original de sangre. Pero los vasos nuevos no son tan fuertes como los originales y hacen al paciente más vulnerable a ciertas complicaciones.
Por ejemplo, estos nuevos vasos tienden a romperse fácilmente y sangrar dentro del globo ocular.
Esta filtración puede bloquear la luz que entra en el ojo, llevando a la pérdida de visión.

SIMULACIÓN DE LA ENFERMEDAD

                                               Visión normal           Con pérdida moderada de 
                                              (sin retinopatía)           visión (con retinopatía)



La mayoría de las personas con retinopatía diabética experimentan alguna forma de pérdida de visión desde moderada a grave. Incluso las personas con pérdida de visión ligera pueden tener dificultad para leer, conducir, trabajo y mobilidad así como un mayor riesgo de daños por accidentes.
Para el paciente diabético, la pérdida de visión puede llevar a problemas adicionales tales como dificultades funcionales que posteriormente exacerban su capacidad para manejar su enfermedad, llevando a un empeoramiento del control metabólico.

Síntomas
La retinopatía diabética con frecuencia no tiene signos de alarma precoces. Es decir, no se producen efectos notorios sobre la visión. La única manera de detectar los cambios en los vasos sanguíneos en las primeras fases de la enfermedad es que un oftalmólogo u optometrista realice un examen de dilatación de pupila. La detección precoz es clave.

La Asociación Americana de Diabetes (ADA) recomienda un examen con dilatación de pupila por un especialista para las personas con diabetes. El screening frecuente ayudará a reducir el riesgo de desarrollarla (RD) o hacer más lenta su progresión.
El Edema macular puede ocurrir en cualquier fase de la retinopatía diabética y ser la causa más habitual de pérdida de visión en pacientes con la retinopatía más precoz (no proliferativa). Si no se trata, el 25 por ciento de las personas con edema macular diabético desarrollarán una pérdida moderada de visión en lo siguientes tres años. El Edema Macular Diabético (EMD) provoca que la mácula se inflame debido a la filtración de líquido desde los vasos dañados y puede llevar tarde o temprano a una significativa pérdida de visión.
La mácula es un área cerca del centro de la retina responsable de la visión diurna y la detección del color.

Tratamiento actual
El Ensayo Control y Complicaciones de la Diabetes (Diabetes Control and Complications Trial - DCCT), mostraba que un control estricto del azúcar en sangre y la tensión arterial disminuía significativamente las probabilidades de desarrollar retinopatía diabética.

Fotocoagulación Parentinal una forma de cirugía con láser para enlentecer el aumentado crecimiento de nuevos vasos sanguíneos débiles.
VitrectomíaFotocoagulación Parentinal Vitrectomía un procedimiento quirúrgico utilizado para eliminar el vítreo, exceso de sangre y tejido cicatrizado, parar el sangrado y reparar el daño en la retina.
Tratamiento focal con láser Es un tipo de cirugía con láser utilizado para tratar el edema macular diabético.
Un oftalmólogo realiza varios cientos de pequeñas quemaduras en las áreas afectadas de la retina rodeando la mácula. Estas quemaduras enlentecen el filtrado del fluido y reduce la cantidad de fluido en la retina. La cirugía se completa normalmente en una sola sesión.
Tratamiento focal con láser

2.2 Neuropatía diabética

Otra de las complicaciones microvasculares es la neuropatía diabética, que puede ser de dos tipos: neuropatía periférica y neuropatía autónoma. 

La neuropatía periférica afecta a los nervios de sus extremidades (fundamentalmente la zona más distal de las piernas) y entre los síntomas más frecuentes que conlleva se encuentra el entumecimiento, adormecimiento y hormigueo en los pies, así como la pérdida de la sensibilidad.
Tal es así, que una persona afectada de este problema puede llegar a no sentir dolor cuando se hace una herida. Si la neuropatía es lo suficientemente severa, las infecciones de las extremidades inferiores pueden conducir a la muerte de los tejidos y ser necesaria una amputación quirúrgica. El tratamiento precoz de los problemas de los pies evitará la necesidad de cirugía y evitará la necesidad final de amputación.














La neuropatía autónoma afecta al sistema nervioso autónomo. Las alteraciones a este nivel dan lugar a una serie de anormalidades en algunos órganos que son controlados por dicho sistema, como dificultad para vaciar el estómago, con los consiguientes problemas en el proceso digestivo, o dificultad para vaciar la vejiga, que causa retenciones urinarias. 
Finalmente, en ocasiones se produce dificultad para tener o mantener una erección.



















2.3 Nefropatía
Dentro de las complicaciones microvasculares, se encuentra por último, la nefropatía o enfermedad del riñón. Para encontrar “señales” de un posible daño renal, se realizan diversas determinaciones de laboratorio, como son las de creatinina, las de albúmina o de proteínas en la orina y las de cociente de albúmina y creatinina en la orina. Si el daño renal progresa, aparece la enfermedad renal avanzada que requiere diálisis o transplante de riñón. La afectación renal puede contribuir también a la aparición de hipertensión.



nefrologia

vidabeticalbumproductos